Buscador

Síganos en


Alto Turmequé


.

Cacique de Turmequé

.


.

 

Usted está en: Otros Temas / Antivalores / El "Doctor Mata"

.

ANTIVALORES

 

Siempre hay un lugar donde nos encontramos los bandidos:

la cárcel o la morgue. Ese es nuestro destino”.  

 

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias “Popeye”, sicario del Cartel de drogas de Pablo Escobar.

 

 

EL 'DOCTOR MATA', EL TINTERILLO ASESINO 1

.

Buenaventura Nepomuceno Matallana nació en Chiquinquirá en septiembre de 1891. Hijo de madre soltera que le dio su apellido, aunque otra versión indica que realmente nació en el vecino municipio de Caldas, Boyacá, donde fue hallado recién nacido en un zarzal, envuelto en una ruana de lana y en un traje femenino de seda. Encontrado por una niña de diez años, hija de una de las principales familias de la población, quien lo ocultó por algún tiempo, fue descubierta por sus padres a quines pidió que se lo dejasen y con el correr del tiempo se convirtió en su madre adoptiva.

 

Posteriormente ella se casó y a los treinta años le fue diagnosticada lepra, una enfermedad que también padecía una de sus hermanas mayores. En 1913, cuando Nepomuceno tenía 22 años, su madre adoptiva ingresó al lazareto de Agua de Dios, en donde murió en 1944. Nepomuceno nunca la olvidó, pero rechazó que lo tratara como hijo y, aunque poco la visitaba, de cuando en cuando le enviaba algún dinero. En una de las últimas cartas que recibió, le pedía: "No me dé más el tratamiento de hijo. Usted allá en su destierro, con su enfermedad, y yo aquí atendiendo mis ocupaciones. En cuando pueda, le mandaré lo que necesita, pero no me llamé más hijo".

 

Casi al tiempo que su madre adoptiva partiera para Agua de Dios, Matallana contrajo matrimonio con Gregoria Sarmiento, con más del doble de su edad y algunos bienes de fortuna, pero a quien abandonó a los pocos años. Durante mucho tiempo dependió de los pequeños auxilios económicos que le entregaba Matallana, conoció a algunas de sus amantes y aceptó con la mayor naturalidad la convivencia de su esposo con ellas; alcanzó más de ochenta años de edad. De las amantes, la más fiel fue Lucy, quien le perdonó todo, hasta que mantuviera amoríos con su ex secretaria, la "mona Cecilia", con la que hizo amistad en la cárcel cuando eran investigadas por los crímenes que había cometido su compañero. Lucy estuvo por más de una década pendiente de la suerte de Nepomuceno en el presidio y se encargó de su entierro.

 

 

“A finales de la década de los cuarenta, las investigaciones demostraron su culpabilidad en la muerte del comerciante Alfredo Forero Vanegas. No sólo hubo claridad sobre el método criminal del asesino sino también certeza extraprocesal sobre su culpabilidad en otros desconocidos casos que habían ocurrido años atrás. Fue entonces cuando la prensa y los abogados de aquella década comenzaron a hablar del surgimiento en Colombia de un nuevo tipo de delincuente caracterizado por sus actuaciones despiadadas, de inusual cinismo y desprecio por la vida y que aplicaba un método delictivo contra sus víctimas para eludir la acción de la justicia. Desde el apodado "hombre fiera", aquel famoso criminal de la primera década del siglo XX, acusado de asesinar a 35 personas, ningún otro asesino en serie había impresionado tanto a la sociedad colombiana como el "Doctor Mata", quien fue comparado con Henri Landrú y con Jack el Destripador”.

 

Matallana, jefe de cuadrilla

 

Empezó a infringir el código penal en el municipio de Caldas en la década de 1920. Allí, como secretario de la Alcaldía, alcanzó conocimiento de códigos y leyes y en poco tiempo se convirtió en tinterillo y gamonal. Se cuenta que en este lugar defendía criminales y que los escondía en su casa, que se apropiaba de pertenencias dejadas a su custodia y que se adueñó de los bienes de una mujer campesina aparentemente involucrada en la muerte de su esposo, prometiéndole que la libraría de problemas judiciales a condición de que le escriturara sus propiedades. En aquella población también fue acusado de haber estafado al sacerdote del lugar cuando fue nombrado rematador de diezmos y primicias de dos veredas de la población y de haber atentado contra él mismo con una bomba de dinamita.

 

Sin embargo, la acusación más seria que se le hizo fue la de conformar una cuadrilla criminal que, con asaltos, azoló la región entre 1916 y 1924. Esta cuadrilla fue sindicada de la matanza ocurrida en Caldas en una Semana Santa, a la salida del sermón de las "siete palabras". Fidel Perilla Barreto, juez primero del circuito de Chiquinquirá por estos años, quien conoció por algún tiempo del caso, contaría que Matallana fugó de la cárcel y desvió la investigación realizando varias maniobras, incriminando a inocentes y fabricando un expediente falso. Sin embargo, en 1925 fue absuelto por el Juzgado Segundo Superior de Tunja, por falta de pruebas. Igual suerte tuvo en otros tres expedientes en su contra, abiertos en esos años por varios delitos cometidos en Chiquinquirá y Caldas. En otro proceso más, iniciado en Bogotá en 1928 por denuncia presentada por el Banco Hipotecario de Colombia, por los delitos de falsedad y estafa, tampoco fue condenado”. 

 


1. Tomado, trascrito y/o adaptado de AGUILERA, Peña Mario, en Credencial Historia, Bogotá, D. C., Septiembre 16 de 2004.
 

PARA COOPERAR CON ESTA WEB

 

 

Su apoyo es muy valioso para que esta publicación tenga continuidad y sea cada día mejor.

.

Usted puede ayudarnos mucho...

.

- Enviando datos e imágenes fidedignas para complementar nuestro contenido.

.

- Agregando el enlace www.boyacacultural.com  o un Banner en su sitio.

.

- Incluyendo nuestro Portal como página de inicio

.

-Contratando la publicidad de su empresa u ofreciendo sus servicios, bien para incluir un enlace a su Web (más económico) o su aviso.

.

- Contratando la elaboración de su propia página bajo el dominio de la nuestra.

.

- Convirtiéndose en un Patrocinador o Benefactor mediante apoyo económico

.

- Solicite informes por el correo de “Contáctenos”,

.

CONTAMOS CON EL APOYO DE

 

 

 

 


.

 

Normalistas de Tunja

NORMALISTAS de Tunja